Inbolc y Samain

Publicado en Historia o parahistoria el 30 de Marzo, 2007, 13:20 por themackintoshman

Inbolc es uno de las cuatro principales festivales del calendario celta (precristiano), asociado con el ritual de la fertilidad, que fue consecuentemente adoptado como el día de Santa Brígida en el periodo cristiano, y en tiempos más recientes ha sido celebrado como el festival del fuego, uno de los 8 días festivos (4 solares y 4 lunares) o sabats de las rueda del año neopagano. Imbolc es discutiblemente uno de los predecesores de la festividad cristiana de la candelaria.

Imbolc se asocia convencionalmente con el 1 de febrero aunque el festival celta comienza el 31 de enero. En tiempos recientes la ocasión ha sido generalmente celebrada por los paganos modernos el 1 o el 2 de febrero. Algunos neopaganos relacionan esta celebración con el punto medio entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera que actualmente se celebra el 4 y el 5 de febrero.

Origen Celta

La evidencia de que Imbolc se celebraba se deriva de las colecciones de folclore hechas durante el siglo XIX y principios del siglo XX en Irlanda y Escocia, además de estudios comparativos de costumbres similares en Escandinavia. Como otros festivales del calendario celta en la mitología irlandesa, Imbolc se celebraba el 1 de febrero lo cual marcaba el comienzo del día de acuerdo con las costumbres celtas.

El festival se asocia principalmente con la llegada del periodo de lactancia de las ovejas, aprestas a dar a luz en primavera. Esto puede variar hasta dos semanas antes o después del comienzo de febrero.

El nombre en la lengua irlandesa significa “en el ombligo” (i mbolg), refiriéndose a la gestación de las ovejas, y es también un término celta para primavera. Otro nombre es Oimelc, que significa “leche de ovejas”; siginifica también Brígida que se refiere a la diosa celta de la metalurgia en cuyo honor el día es sagrado.

La festividad es una fiesta de luz, reflejando los días cada vez más largos y la esperanza de la primavera. Tradicionalmente se iluminan faroles en los frentes de las casas por unos cuantos minutos, y en los rituales a menudo se usan muchas veladoras.

El día de Santa Brígida

Santa Brígida es la segunda patrona de Irlanda y su día es el primer día de primavera, La Feabhra. Una interpretación es que el cristianismo en un intento de reconciliación con la popularidad de estos festivales con sus propias tradiciones, tomó la fiesta de Imbolc y la rediseñó como el Día de Santa Brígida

Samain

Esta festividad de origen celta que se ha ido popularizando también en América Latina tiene orígenes muy antiguos. Hace 3000 años en los pueblos celtas de Europa, entre ellos en Galicia (España), Irlanda y en distintas zonas de Gran Bretaña los habitantes de esos lugares esperaban el Nuevo Año que para ellos se iniciaba con el tiempo del cambio de estación, de la cosecha y los misterios entre la vida y la muerte.

Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía y que la víspera de Samain – que así llamaban a esa fecha- las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantener a estos espíritus contentos y alejar los malos de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus hogares, una tradición que se convirtió en lo que hoy hacen los niños yendo de casa en casa pidiendo dulces.

Después de que los romanos conquistaran a los celtas, estos influenciaron el mundo céltico con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona; y más adelante con la llegada del cristianismo. Los cristianos consideraban que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica. En aquella época se determinó que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y convertirlo en uno cristiano. Así el primero de Samain se convirtió en el día de Todos los Santos de donde deriva el nombre de Halloween en inglés.

El resurgimiento del Samain se lo debemos al profesor Rafael López Loureiro, que ha trabajado para que la villa de Cedeira sea conocida por esta celebración la decana en Galicia de todas las que han aparecido a raíz de esta valiente iniciativa. La celebración del Samain en Galicia nunca se había perdido del todo, con lo cual debemos considerarla como una celebración pagana y ancestral, al contrario que Halloween, que sería una celebración importada y modificada en Norteamérica para convertirse en una celebración urbana. Esta es una festividad que pervive, casi sin ayudas oficiales y que depende mayormente, más de la voluntad de las buenas gentes de la villa de cedeira, que de otras instancias superiores.