25 de Abril, 2007


Técnicas de datación en arqueología.

Publicado en Cosas curiosas el 25 de Abril, 2007, 12:24 por themackintoshman

En arqueología se denomina métodos de datación o técnicas de cronología absoluta a aquellos métodos que permiten evaluar la antigüedad de objetos o restos arqueológicos en términos independientes de otros objetos de estudio.

Para tal fin se utilizan técnicas diversas basadas en propiedades físicas, siendo las más comunes la datación por carbono-14, la termoluminiscencia y el paleomagnetismo.

Datación por Carbono-14

Esta técnica se fundamenta en la relación constante que existe en los organismos vivos entre los isótopos del carbono C-12 y C-14, la cual es la misma que la que existe en la naturaleza, debido a que los seres vivos se encuentran en continuo proceso de formación, y por tanto las nuevas moléculas que fijan el carbono atmosférico en un organismo tienen la misma relación isotópica que el carbono libre en la atmósfera. Cuando un organismo muere esta relación cambia, pues el isótopo C-14 es inestable y se descompone radiactivamente con el tiempo. De esta forma, como conocemos experimentalmente la velocidad a la que se produce este proceso de descomposición radiactiva, podemos calcular cuánto tiempo hace desde que se produjo la muerte del organismo que estamos datando a partir de la diferencia que existe entre la relación C-12/C-14 medida en la muestra y la relación ambiental.

Esta técnica, por lo tanto, será de aplicación allí donde encontremos restos de materia orgánica que o bien sean un resto arqueológico en sí mismos, como por ejemplo los restos humanos en un enterramiento, o bien contextualmente puedan asociarse como contemporáneos a un resto arqueológico. Siempre hay que tener en cuenta que lo que se data mediante esta técnica es la fecha en la que se produjo la muerte del organismo, no la fecha en la que se produjo el hecho histórico; es decir, se data cuándo se cortó la madera con la que se construyó una tumba, no cuándo se realizó el enterramiento. El límite máximo de datación por este método es de unos 50.000 años.

El carbono-14 (14C) es un radioisótopo del carbono descubierto el 27 de febrero de 1940 por Martin Kamen y Sam Ruben. Su núcleo contiene 6 protones y 8 neutrones. Willard Libby determinó un valor para la vida media o semivida de éste isótopo: 5568 años. Determinaciones posteriores en Cambridge produjeron un valor de 5730 años. Debido a su presencia en todos los materiales orgánicos, el carbono-14 se emplea en la datación de especímenes orgánicos.

El método de datación por radiocarbono es la técnica más fiable para conocer la edad de muestras orgánicas de menos de 60.000 años. Está basado en la ley de decaimiento exponencial de los isótopos radiactivos. El isótopo carbono-14 (14C) es producido de forma continua en la atmósfera como consecuencia del bombardeo de átomos de nitrógeno por neutrones cósmicos. Este isótopo creado es inestable, por lo que, espontáneamente, se transmuta en nitrógeno-14 (14N). Estos procesos de generación-degradación de 14C se encuentran prácticamente equilibrados, de manera que el isótopo se encuentra homogéneamente mezclado con los átomos no radiactivos en el dióxido de carbono de la atmósfera. El proceso de fotosíntesis incorpora el átomo radiactivo en las plantas de manera que la proporción 14C/12C en éstas es similar a la atmosférica. Los animales incorporan, por ingestión, el carbono de las plantas. Ahora bien, tras la muerte de un organismo vivo no se incorporan nuevos átomos de 14C a los tejidos y la concentración del isótopo va decreciendo conforme va transformándose en 14N por decaimiento radiactivo.

La masa en isótopo 14C de cualquier espécimen disminuye a un ritmo exponencial, que es conocido: a los 5730 años de la muerte de un ser vivo la cantidad de 14C en sus restos se ha reducido a la mitad. Así pues, al medir la cantidad de radiactividad en una muestra de origen orgánico se calcula la cantidad de 14C que aún queda en el material.Así puede ser datado el momento de la muerte del organismo correspondiente. Es lo que se conoce por edad radiocarbónica o de 14C, y se expresa en años BP (Before Present). Esta escala equivale a los años transcurridos desde la muerte del ejemplar hasta el año 1950 de nuestro calendario. Se elige esta fecha por convenio y porque en la segunda mitad del siglo XX, los ensayos nucleares provocaron severas anomalías en las curvas de concentración relativa de los isótopos radiactivos en la atmósfera .

Al comparar las concentraciones teóricas de 14C con las de muestras de maderas de edades conocidas mediante dendrocronología se descubrió que existían diferencias con los resultados esperados. Esas diferencias se deben a que la concentración de carbono radiactivo en la atmósfera también ha variado respecto al tiempo. Hoy se conoce con precisión la evolución de la concentración de 14C en los últimos 25.000 años, por lo que puede corregirse esa estimación de edad comparándolo con curvas obtenidas mediante interpolación de datos conocidos. La edad así hallada se denomina edad calibrada y se expresa en años Cal BP.

Datación por termoluminiscencia

Se conoce como termoluminiscencia la capacidad que tienen algunos minerales como el cuarzo y los feldespatos para emitir luz cuando son calentados. El origen de esta emisión es la imperfección de su estructura cristalina, que provoca que algunos electrones libres se sitúen en niveles energéticos superiores a su nivel fundamental. Cuando se produce un aporte de calor, parte de la energía se transmite a estos electrones, los cuales, si se supera un límite de energía pueden escaparse de la “trampa” estructural en la que se encontraban y descender a su nivel de energía más bajo o fundamental, emitiendo en ese momento la energía sobrante en modo de luz (la termoluminiscencia).

El cómo llegaron a situarse los electrones en dichos estados energéticos anómalos o “trampas” es mediante la absorción de la energía procedente de la radiación ambiental. Cuando la radiactividad natural presente en el ambiente – la procedente de los isótopos radiactivos naturales, como por ejemplo los del potasio (el isótopo radiactivo K-40) - incide sobre una estructura cristalina, puede provocar que un electrón libre absorba la energía incidente aumentando su nivel energético, y antes de retornar a su nivel fundamental quede atrapado en las trampas cristalinas. Cuanto mayor sea la radiación que se reciba, mayor será el número de electrones “atrapados” y mayor será la luz que se emita cuando dicho material se caliente.

Vemos, por tanto, que la cantidad de luz que se emite en el momento del calentamiento dependerá del tiempo que dicho material haya estado recibiendo radiación ambiental. Para que esta propiedad física tenga utilidad en datación arqueológica, se necesita, sin embargo, una ”puesta a cero” de los electrones, un calentamiento previo al momento en el que el resto arqueológico quedó enterrado, pues de lo contrario estaríamos midiendo la edad del mineral, pero no la edad del resto arqueológico.

Es por ello que este método se aplica principalmente a las cerámicas. Durante su fabricación, el calentamiento que sufrieron en el horno liberó a todos los electrones de sus trampas cristalinas. Durante el enterramiento arqueológico, la radiación ambiental provocó la acumulación de los electrones en las trampas, de forma que el número de ellos – y por lo tanto la intensidad de emisión durante un calentamiento – es función del tiempo de enterramiento. Si en el laboratorio se controla la variación de la emisión de luz en función de la dosis recibida procedente de una fuente de emisión calibrada, y se obtiene la radiación ambiental en la zona de enterramiento a partir del análisis químico del terreno o mediante dosímetros calibrados, podemos obtener la edad de la cerámica. Al igual que en el caso del C14, hemos de tener en cuenta que lo que se data en este caso es el momento en que se fabricó la cerámica, no el momento en el que se produjo el enterramiento, aunque en general dicha diferencia temporal no es muy alta.

Además de a las cerámicas, esta técnica también se ha aplicado con éxito a vidrios, ladrillos y escorias de fundición, siendo también una técnica habitual en la autentificación de piezas cerámicas pertenecientes a colecciones de museos. El límite práctico de utilización es de unos 200.000 años.

Datación por paleomagnetismo

A lo largo de la historia del planeta el polo norte magnético no ha estado situado siempre en la misma posición, pues su ubicación ha sufrido una variación considerable y aparentemente aleatoria, habiéndose producido además inversiones de la polaridad, las cuales han provocado que durante algunas épocas el polo norte magnético se situara en el sur geográfico y viceversa. La utilidad que esta propiedad del campo magnético terrestre tiene para la datación de los restos arqueológicos es la siguiente: algunos minerales de arcilla se comportan como “pequeñas brújulas”, pues su conformación magnética polar hace que se orienten hacia el polo norte magnético cuando se encuentran en suspensión libre en un medio acuoso. Si se produce su decantación y deposición en un sustrato fijo, su orientación fija en ese momento la situación que en el momento de la deposición tenía el polo norte magnético. Como existe un registro gráfico de las coordenadas geográficas en las que se ha situado el polo norte magnético a lo largo del tiempo, obtenido a partir de series sedimentarias arcillosas, podríamos en principio conocer el momento en que se produjo la deposición de la muestra a datar.

Este tipo de datación absoluta se aplica principalmente a los fondos arcillosos de decantación en talleres de fabricación de cerámicas, y en general a todo resto que tengamos constancia que se ha depositado libremente sobre un sustrato firme a partir de agua con alto contenido en arcillas. Para que este tipo de datación sea factible, se necesita que la muestra sea obtenida orientada, es decir, debemos conocer exactamente la orientación geográfica del resto arcilloso antes de llevarlo al laboratorio para su análisis. Además, como el polo norte magnético se ha situado varias veces en las mismas coordenadas geográficas, este tipo de datación más que una fecha única suele dar dos o tres edades posibles para el resto a datar, de las cuales la correcta se obtendrá a partir del contexto del yacimiento

Arqueología bíblica

Publicado en Historia o parahistoria el 25 de Abril, 2007, 10:18 por themackintoshman

La arqueología bíblica es la parte de la arqueología que se especializa en los estudios de los restos materiales que tienen relación directa o indirecta con los relatos bíblicos, sean estos del Antiguo (Tanaj) o del Nuevo Testamento, y con la historia y cosmogonía de las religiones judeocristianas. El espacio principal de esta parte de las ciencias arqueológicas es lo que en dichas religiones es denominado como Tierra Santa y desde la perspectiva occidental como el Medio Oriente. Si bien los elementos principales de la arqueología bíblica son referentes teológicos y religiosos en su mayoría, esta es una ciencia en toda su dimensión metodológica. Como sucede con otros registros históricos de otras civilizaciones, los manuscritos deben ser comparados con otras sociedades contemporáneas de Europa, Mesopotamia y África. Las técnicas científicas empleadas son las mismas de la arqueología en general como las excavaciones y la datación por radiocarbono, entre otras. En contraste, la arqueología del antiguo Medio Oriente es simplemente Antiguo Oriente Próximo sin particulares consideraciones acerca de si sus descubrimientos se relacionan con la Biblia.

La arqueología bíblica es una materia polémica de estudio con variados puntos de vista sobre cuál es el propósito y las metas que esta tiene o debe tener. En la sección de comentarios profesionales se pueden encontrar puntos de vista de destacados arqueólogos.

La arqueología

Mosaico de una Iglesia Bizantina datada del Siglo V. Los mosaicos constituyen uno de los elementos destacados en los estudios bíblicos
Mosaico de una Iglesia Bizantina datada del Siglo V. Los mosaicos constituyen uno de los elementos destacados en los estudios bíblicos

Para comprender el significado de la arqueología bíblica, es necesario comprender primero dos conceptos: la arqueología como marco científico y la Biblia como objeto de investigación. La arqueología es una ciencia no en sentido aristotélico cognitio per causas, sino en el sentido moderno como conocimiento sistemático[1]. Sobre este punto amplía Vicente Vilar que la arqueología es al mismo tiempo técnica y ciencia: como técnica busca los restos materiales de las civilizaciones antiguas y trata de reconstruir en lo posible el ambiente y las organizaciones de una o varias épocas históricas [2]; como ciencia moderna es bastante reciente y, como dice Benesch, es una ciencia de apenas 200 años y, sin embargo, ha hecho cambiar definitivamente nuestra idea sobre el pasado[3]. Podría pensarse que la arqueología tendría que hacer caso omiso de los datos ofrecidos por las religiones y por muchos sistemas filosóficos. Contrariamente, aparte del mucho material factual que ellos producen como lugares de culto, elementos del orden sagrado y otras cosas científicamente observables, existen otros aspectos que son igualmente importantes para la investigación científica arqueológica como los ritos, libros sagrados y las costumbres. El mito es comúnmente utilizado en arqueología y en historia como una pista de lo que este esconde en su transfondo, proceso llamado por Bultmann la "desmitificación" - el más notables ejemplo son los poemas de Homero y la ya no tan mítica ciudad de Troya -. Esta nueva percepción contemporánea del mito, desarrollada principalmente por Bultmann, motivó a ciencias como la arqueología a buscar en los territorios señalados en los relatos bíblicos[4][5].

Arqueología bíblica

Museo de Israel, en Jerusalén, conserva tesoros preciados para la investigación y la exploración científica y bíblica.
Museo de Israel, en Jerusalén, conserva tesoros preciados para la investigación y la exploración científica y bíblica.

La arqueología bíblica es la disciplina que se ocupa de la recuperación e investigación científica de los restos materiales de culturas pasadas que pueden iluminar los periodos y descripciones de la Biblia. Un arco del tiempo amplio que comprende se presenta entre el 2000 adC y el 100 dC.[6]. Otros autores prefieren hablar de "arqueología de Palestina" y con ello determinan aquellos territorios que están al este y al oeste del Río Jordán. Este último señalamiento lleva a concluir que la "arqueología bíblica" o de "Palestina" está circunscrita a los territorios que sirven de escenario a los relatos bíblicos.

La razón de ser de la arqueología bíblica radica en que ella permite un conocimiento científico de los pueblos que habitaron las llamadas tierras bíblicas, su historia, su cultura, su identidad y sus desplazamientos, lo que hace posible una ubicación concreta de los relatos y un confrontamiento con su historicidad que no siempre coincide. Sobre este punto dice Kaswalder que anteriormente la escuela estadounidense e israelí de arqueología bíblica recurría a la arqueología como prueba de la historicidad de los relatos bíblicos, como lo hacían autores de la talla de W.F. Albright, G.E. Wright y Y. Yadin. Hoy, en cambio, la arqueología no pretende probar las afirmaciones de la Biblia sino descubrir el mundo histórico en el cual los libros bíblicos tomaron consistencia y significado[7]. De esta orientación, anunciada por P. Kaswalder,[8] se puede retener lo siguiente, de acuerdo a la clasificación presentada por el papirólogo catalán Joan María Vernet[9]:

  • La arqueología bíblica puede iluminar los conocimientos que tenemos acerca de algunos datos históricos descritos en los relatos bíblicos como batallas, gobernantes, ciudades, personajes y otros.
  • Esta puede describir algunos detalles concretos reflejados en los libros bíblicos, por ejemplo el túnel de Esequías, la piscina de Betesda, el Gólgota y otros que efectivamente corresponden a lo que describen los relatos bíblicos.
  • La arqueología bíblica se vuelve además una ayuda vital para los estudios exegéticos.
  • El papel de la arqueología bíblica no es el de confirmar o desmentir los eventos bíblicos tendientes a la determinación de doctrinas teológicas como la de la Salvación, y no lo pretende, porque se limita al plano científico y no entra en el terreno de la fe.

Espacio

El territorio conocido como Medio Oriente fue sin duda escenario de los acontecimientos que inspiraron la redacción de los textos bíblicos
El territorio conocido como Medio Oriente fue sin duda escenario de los acontecimientos que inspiraron la redacción de los textos bíblicos

El espacio geográfico en el que se circunscribe la arqueología bíblica es sin duda las tierras bíblicas, llamadas también de manera religiosa "Tierra Santa". Sobre este punto existen muchas perspectivas de los autores, pero de manera muy particular, los trabajos de arqueología bíblica se centran en la Tierra de Israel, Palestina y Jordania. Para muchos autores existen otros escenarios mencionados por los relatos bíblicos y de una gran importancia para su hilo conductor: Egipto, Siria y Mesopotamia en el cual coinciden sobre todo científicos interesados en el Tanaj. Asia Menor, Macedonia, Grecia y Roma tienen más conexión con los relatos neotestamentarios.

Tiempo

De la misma manera en que los criterios espaciales pueden variar desde muchos puntos de vistas de los diversos autores, así también sucede con los criterios temporales para los cuales acudimos a Kaswalder, ya citado:

  • Un arco de tiempo que va del 9000 adC que corresponde a las primeras dataciones neolíticas de Jericó hasta el 700 que marca los inicios de las invasiones musulmanas. Este arco de tiempo considerado por algunos autores es evidentemente muy amplio y muy discutido.
  • Un segundo arco de tiempo más estrecho está más limitado por los relatos bíblicos, es decir, desde la Edad del Bronce medio, hacia el año 2000 adC que corresponde a los Patriarcas (Abraham, Isaac y Jacob), hasta el fin del Siglo I con la muerte del último apóstol, Juan el Evangelista y el fin de la llamada Iglesia Apostólica[10].

Historia

Una reconstrucción de la Jerusalén del Siglo I, posible gracias a los aportes de la Arqueología Bíblica
Una reconstrucción de la Jerusalén del Siglo I, posible gracias a los aportes de la Arqueología Bíblica

La historia de la arqueología bíblica es tan reciente como la de la arqueología en general y, lógicamente, su desarrollo tiene que ver con el descubrimiento de hallazgos antiguos de primera importancia para la misma. Los siguientes son los hallazgos arqueológicos bíblicos más importantes de las últimas décadas según la recopilación del Centro de Estudios Ratisbone de Jerusalén[11]:

Algunos descubrimientos

  • Las cavernas de Qumrán descubiertas en 1947 por beduinos y cuyas excavaciones se iniciaron en 1950.
  • Entre 1962 y 1963 se descubrió el Papiro[12] de Wadi Daliyyat o Papiro de Samaria de época persa.
  • En 1964 se descubrió el Papiro de Ketej-Jericó de época persa-helenística.
  • En 1991 se descubrió la llamada Tumba de Caifás, aunque no está cerrada su identificación como tal.
  • En 1993 se descubrió la Estrella del Tel Dan.
  • En 1996 se descubrió la inscripción del Tel Mikné con el nombre de la ciudad filistea de Ekron y una lista de sus reyes.
  • En 1997 se descubrió el antiguo monasterio de Katisma.
  • En 1998 se descubrió la Sinagoga de Jericó datada del año 75 adC (Ehud Netzer).
  • En 2001 se descubrió la Estrella del rey Joaz, rey de Judea.

La arqueología bíblica es también objeto de célebres falsificaciones motivadas por múltiples intereses. Una de las más célebres se presentó en 2002 cuando se publicó el supuesto hallazgo de un osario con una inscripción que decía "Jacob, hijo de José y hermano de Jesús". En realidad el hallazgo se habría producido veinte años atrás, tras los cuales la pieza sufrió un extraño cambio de manos y la inscripción se hizo posteriormente, dado que ni siquiera corresponde al patrón de la época[13].

Etapas de la arqueología bíblica

El desarrollo de la arqueología bíblica ha tenido diferentes periodos que la han marcado, a saber:

  • Antiguos: Aunque consideremos a la arqueología como una ciencia moderna, es necesario reconocer el hecho de que muchos autores a lo largo de la historia han dejado documentos valiosos que son hoy un elemento de trabajo imprescindible. Entre muchos de ellos los históricos más importantes son Flavio Josefo, Orígenes, Eusebio de Cesarea y el Diario de Etheria[14].
  • Antes del Mandato Británico: Las primeras exploraciones arqueológicas comenzaron en el Siglo XIX primero por parte de europeos y después de israelíes. Uno de los arqueólogos bíblicos de esa época de renombre, entre muchos otros, fue Edward Robinson quien descubrió varias ciudades antiguas. En 1865, patrocinado por la Reina Victoria, se funda la Fundación Palestina de Exploración (Palestine Exploración Fund) y en 1867 se llevan a cabo importantes trabajos alrededor del Templo de Jerusalén por parte de Charles Warren y Charles Wilson[15], de ahí viene el célebre "Arco de Wilson". En 1870 se funda la sociedad de exploración palestina estadounidense (American Palestine Exploration Society), mientras un joven francés de tan solo 21 años, Charles Clermont-Ganneau, llegaba a Tierra Santa para estudiar dos inscripciones notables: la Estrella de Mesha en Jordania y la inscripción del Templo de Jerusalén. Para 1890 entraría en escena otro genio, que pasaría a la historia como el "padre de la arqueología palestina": Sir Flinder Petrie, quien sentaría las bases de una exploración metodológica y daría una gran importancia al análisis de la cerámica como pista arqueológica. En 1889 los dominicos abrirían en Jerusalén un centro de estudios que llegaría a ser del primer orden en el plano de la arqueología bíblica: l’École Biblique et Archéologique Française[16], en la cual se destacarían en sus inicios personajes como M-J. Lagrance y L. H. Vincent. Guillermo II de Alemania auspiciaría en 1898 la Deutsche Orient Geselschaft y así muchos otros abrieron las puertas al desarrollo de una disciplina naciente y entusiasta, aunque en este tiempo inicial las investigaciones estaban dirigidas sólo a demostrar la historicidad de los hechos bíblicos.
  • Durante el Mandato Británico de Palestina (1922 - 1948): La investigación y exploración de Tierra Santa aumentó considerablemente durante este tiempo y fue dominado en gran parte por la genialidad de William Foxwell Albright, C.S. Fischer, los jesuitas, los dominicos y muchos otros. Pero esta época de tanto avance y actividad para la arqueología bíblica se vería cerrada con broche de oro: el descubrimiento de Qumrán en 1947 y cuyas excavaciones serían dirigidas en especial por el francés Roland de Vaux.
  • Después del Mandato Británico: 1948 marca el inicio de una nueva época política y social para Tierra Santa con la fundación del Estado de Israel y con ello entran en escena los arqueólogos israelíes. En una primera fase las excavaciones se hicieron preferiblemente en territorio del Estado, pero después de la Guerra de los Seis Días estas se extendieron también a los territorios ocupados de Judea y Samaria. Destaca el nombre de la señora Kathleen Kenyon, que dirigió las excavaciones de Jericó y el Ofel de Jerusalén. La señora Chrystall Bennet condujo las excavaciones de Petra y la Ciudadela de Ammán. Destacan los museos arqueológicos de los franciscanos y de los dominicos de Jerusalén.

Escuelas arqueológicas

La arqueología bíblica es materia de permanente debate. Uno de los objetos de mayor disputa es el periodo de la monarquía en Israel y en general la historicidad de la Biblia frente a la cual se pueden definir vagamente dos escuelas del pensamiento: minimalismo y maximalismo bíblicos, así como el método no-histórico de leer la Biblia, es decir la tradicional lectura religiosa de esta. Debe notarse que las dos escuelas no constituyen unidades sino un espectro que hace difícil definir campos y límites, pero se pueden establecer puntos descriptivos.

Minismalismo bíblico

El minimalismo bíblico o Escuela de Copenhague enfatiza que la Biblia debe ser leída y analizada ante todo como una colección de narraciones y no como un cuidadoso recuento histórico de la prehistoria del Medio Oriente. En 1968 Niels Peter Lemche y Heike Friis escribieron dos ensayos en los que llamaban a una revisión completa en los modos en que se estaba leyendo la Biblia y sacando conclusiones históricas de la misma[17].

G. Garbini con su "Historia e ideología del Israel antigüo" [18], T.L. Thompson con "Historia antigua de los israelitas: de fuentes escritas y arqueológicas"[19] y P.R. Davies con su obra "En búsqueda del "Antigüo Israel"[20], construyen las bases de lo que llegó a ser el minimalismo bíblico. Davies, por ejemplo, dice que el Israel histórico sólo puede ser encontrado en los restos arqueológicos, el Israel bíblico se percibe sólo en las Escrituras y el Israel antiguo como una amalgama de ambos. Thomson y Davies ven el Antiguo Testamento (Tanaj) como una creación imaginaria de una minoritaria comunidad de judíos en Jerusalén después del tiempo que la Biblia señala como el retorno del exilio de Babilonia (después del 539 adC en adelante). Para esta escuela del pensamiento, ninguno de los más primitivos recuentos bíblicos tiene una solidez histórica y sólo algunos de los más recientes poseen pequeños fragmentos de una genuina memoria histórica que son los únicos puntos respaldados por los descubrimientos arqueológicos. En consecuencia, los recuentos acerca de los patriarcas bíblicos son tenidos como ficción, las doce tribus de Israel nunca existieron, tampoco los reyes David y Saúl ni la unidad de la monarquía bajo David y Salomón.

Maximalismo bíblico

El término "maximalismo" puede generar confusiones dado que algunos lo relacionan con la "inerrancia bíblica"[21] y no todos los maximalistas pertenecen a dicha doctrina. La mayoría de los maximalistas bíblicos aceptan los descubrimientos de la arqueología y de los modernos estudios bíblicos. Sin embargo, los maximalistas sostienen que todo el conjunto de relatos bíblicos son en realidad referencias históricas y que los más recientes libros tienen mayor solidez histórica que los más primitivos.

La arqueología señala eras históricas y reinos, modos de vida y comercio, creencias y estructuras sociales: sin embargo, sólo en muy raros casos, los estudios arqueológicos presentan información acerca de familias individuales, por lo tanto, no es posible esperar ello de la arqueología. Hasta el momento, la arqueología no ha presentado ninguna prueba que asegure o niegue la existencia de los patriarcas. Los maximalistas están divididos en dos temas:

  • Unos sostienen que los patriarcas fueron en realidad personajes históricos, aunque los relatos bíblicos acerca de ellos no son siempre precisos, incluso en sentido ámplio.
  • Otros señalan que algunos o todos los patriarcas pueden clasificarse como personajes ficticios que guardan una leve relación con distantes personajes históricos.

Los maximalistas bíblicos están de acuerdo en que las doce tribus de Israel existieron, aunque ello no signifique necesariamente que los recuentos bíblicos acerca de ellas correspondan del todo a la realidad histórica. También están de acuerdo en la existencia de grandes figuras como David, Saúl, Salomón, la monarquía de Israel y Jesús. Pero la gama de posiciones dentro del maximalismo es ámplia e incluso algunos autores pueden presentar leves diferencias con los minimalistas.

Creciente conflictos entre minimalistas y maximalistas

En 2001 Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman publicaron el libro "La Biblia desenterrada: Nueva visión arqueológica del Israel Antigüo y el origen de sus textos sagrados"[22], en el cual exponían un término medio hacia el minimalismo bíblico. El libro ocasionó una fuerte reacción entre los más conservadores. Durante el XXV Aniversario del magazín "Biblical Archeological Review" (Reseña de Arqueología bíblica), en la edición de marzo-abril de 2001, el editor Hershel Shanks citó numerosas fuentes de arqueólogos y biblistas que insistían que el minimalismo estaba muriendo[2]. En 2003, Kenneth Kitchen, un prominente maximalista, autor del libro "Fiabilidad del Antiguo Testamento"[23], critica la obra de Finkelstein y Silberman. Jennifer Wallace diría de Israel Finkelstein en su artículo "Tierra movida en la Tierra Santa" [24]:

Él [Finkelstein] cita el hecho - ahora aceptado por la mayoría de los arqueólogos - que muchas de las ciudades que Josué se supone saqueó a finales del siglo XIII adC. habían dejado de existir para ese tiempo. Hazor fue destruida a mediados de ese siglo, Ai fue abandonada antes del 2000 adC. Incluso Jericó, cuando se dice que Josué derribó las murallas después de dar siete vueltas a la ciudad con el retumbe de trompetas, fue destruida en 1500 adC. Ahora controlada bajo la Autoridad Palestina, los sitios de Jericó consisten en hoyos y trincheras desmoronados que testimonian un siglo de infructuosas excavaciones.

Sin embargo, los maximalistas ubican típicamente a Josué a mediados del segundo milenio y no en el siglo XIII adC. como Finkelstein asegura y ven los estratos de destrucción de las murallas como una corroboración del relato bíblico. La destrucción de Hazor a mitad del siglo XIII es vista como una corroboración del relato bíblico como es registrado en el Libro de los Jueces. La localización que Finkelstein hace de "Ai" es generalmente descalificada como la "bíblica Ai", dado que se parte de la idea que esta fue destruida y enterrada en el tercer milenio y por lo tanto su ubicación era desconocida al autor del Libro de Josué.

Sitios arqueológicos

Las Cuevas de Qumrán en donde se hizo el hallazgo arqueológico bíblico más importante de todos los tiempos, en el Valle del Mar Muerto.
Las Cuevas de Qumrán en donde se hizo el hallazgo arqueológico bíblico más importante de todos los tiempos, en el Valle del Mar Muerto.

En la actualidad las zonas bíblicas están llenas de excavaciones, sitios arqueológicos y museos abiertos al público en general. Entre los más destacados se pueden contar:

  • El Santo Sepulcro: Un complejo que comprende la tumba de Jesús y el Calvario. Evidencias de tumbas judías, artefactos romanos, construcciones constantinas e influencias otomanas.
  • El Museo de Israel: Reúne objetos de un valor universal incuestionable no sólo para los estudios bíblicos, sino para la historia y prehistoria del llamado Medio Oriente. Este Museo es sin duda uno de los más importantes del mundo.
  • El Túnel de Siloé: Pasa por debajo de la Ciudad Vieja de Jerusalén y es uno de los elementos declarados en la Biblia tanto en la Tanaj como en el Nuevo Testamento.
  • La Barca de Pedro: Uno de los últimos hallazgos fue una barca enterrada entre el fango a orillas del Lago de Galilea y con sorpresa datado del Siglo I, es decir, del tiempo de Jesús. Por esta razón ha sido llamada como la Barca de Pedro porque permite darse una idea del tipo de naves que usaban los pescadores que conoció Jesús.
  • Kiryit Qumrán: Para muchos es quizá uno de los hallazgos más importantes de todos los tiempos. Compuesto del Kiryit o ruinas de lo que era el monasterio de la secta judía de los esenios, las cavernas en donde se encontraron papiros y códices de Libros del Tanaj, no del Nuevo Testamento como sugerían algunos en principio, el cementerio de los monjes y muchos otros elementos que cambiaron la historia de los estudios bíblicos. De este sitio tan especial sale además la célebre polémica del 7Q5, un trozo diminuto de papiro de difícil identificación que el papirólogo catalán Joset O’Callaghan Martínez, respaldado por el exégeta alemán Carsten Peter Thiede, concluyó era un segmento de un texto neotestamentario y cuya polémica sigue en la actualidad.

Estructuras bíblicas confirmadas

  • La ciudad de Gabaón[25].
  • El Túnel de Ezequías[26]: Un túnel de 533 metros fue construido para proveer a Jerusalén de agua subterránea en prevención de la invasión asiria de 701 adC.
  • Las Murallas de Jericó: Una destrucción de las Murallas de Jericó data de aproximadamente 1550 adC, al final del Bronce Medio a causa de un sitio o un terremoto en el contexto de un estrato quemado denominado Destrucción Ciudad IV. Existen discusiones acerca de si dicha destrucción corresponde a la descrita en la Biblia o no. De acuerdo con el relato bíblico, los israelitas destruyeron la ciudad después de que sus murallas cayeron alrededor del 1407 adC. Las excavaciones de John Garstang en 1930 datan la destrucción de Jericó hacia el 1400 adC en un dato por confirmar, pero las excavaciones de Kathleen Kenyon en 1950 redactaron hacia el 1550 adC. Bryant G. Wood criticó el trabajo de Kenyon después de que sus notas de campo estuvieron al alcance. Wood observó ambigüedades en las investigaciones y pruebas con el carbono 14 en el estrato quemado que daban como resultado el año 1410 adC​ con 40 años más o 40 años menos. En tal sentido Wood confirmó las conclusiones de Garstang. Desafortunadamente, dicha prueba de carbono fue por sí misma el resultado de una mala calibración. En 1995, Hendrik J. Bruins y Johannes van der Plicht utilizaron una prueba de radiocarbono de alta precisión para 18 muestras de Jericó, incluidas seis muestras de cereal carbonizado del estrato quemado, que dieron como resultado una antigüedad superior hasta el 1562 adC con un margen de 38 años más o 38 años menos[27][3][4].
  • La Rampa del sitio de Lakís: La ciudad de Lakís fue capturada por el rey asirio Senaquerib en 701 adC.
  • Piscina de Siloé: La piscina, ubicada al sureste de las murallas de la ciudad, es receptora de las aguas del Túnel de Ezequías.
  • Segundo Templo: Construido por Herodes el Grande.
  • Templo de Siquem: Datado de la Edad del Bronce, mencionado en Jueces 9.
  • Túmulos: 19 túmulos localizados al occidente de Jerusalén han sido datados sin dudas del tiempo de la Monarquía de Judea, pero es posible que representen sitios a la memoria de los reyes mencionados en 2 Crónicas 16, 14; 21, 19; 32, 33 y el Libro de Jeremías 34, 5.

 Artefactos de excavaciones documentadas

Jehú a los pies de Salmanasar III en el Obelisco Negro.
Jehú a los pies de Salmanasar III en el Obelisco Negro.
  • La Ostraca de Arad.
  • Los textos de Balaam: Tinta en yeso encontrados en Deir ´Alla en Jordania (Números 22 - 24).
  • El Obelisco Negro[28] de Salmanasar III que depinta Jehú, rey de Israel, según 2 Reyes 8-10.
  • El osario familiar de Caifás descubierto en Jerusalén en 1990.
  • Los archivos cuneiformes de Ebla (Tell Mardikh): Descubiertos en 1975 incluyen el nombre de tres personajes relacionados con los patriarcas bíblicos[29], entre ellos el de Ebrum, que algunos identifican con el patriarca bíblico Heber[30].
  • La inscripción de Ecrón: Descubierta en 1993 en Tell Mique.
  • La Ostraca de Gath:
    • Encontrada por A. Maeir cuando hacía las excavaciones de Tel es-Safi en 2005.
    • Inciso de nueve letras que representan dos nombres (אלות ולת) etimológicamente relacionados con Goliat (גלית).
  • Manillas de pote GBON (גבען): Fueron recuperadas de la piscina de Gabaon y tenían algunas inscripciones:
    • Algunas con la inscripción "Hananiah" que puede tener relación con la persona mencionada en Jeremías 28, 1.
    • Otros nombres inscritos son: Amariah, Azariah, Domla, Geder, Hananiah, Neri, Shebuel
  • Sello de Gemariah ben Shaphan: Impresión en bula:
    • Encontrada durante las excavaciones de Yigal Shiloh en 1983, probablemente perteneciente a la persona mencionada en Jeremías 36, 10.
  • Inscripción de la Casa de David en la Estela de Tel Dan:
    • Consiste en tres fragmentos: el primero y más extenso fue descubierto en 1993 y dos fragmentos menores en 1994.
  • Ostraca de Izbet Sartah: Dos fragmentos encontrados en excavación de 1976.
    • 5 líneas incisas de 80 a 83 letras (lecturas de los editores varían) en donde la última línea corresponde a un abecedario[31].
  • Jaazaniah, siervo del rey (ליאזניהו עבד המלך) sello con ícona de pelea de gallos:
    • Encontrada en la tumba 19 en Tel en-Nasbeh (probablemente la bíblica Mispah).
    • Posiblemente perteneciente al capitán del ejército en Mizpah mencionado en 2 Reyes 25, 23.
  • Jehucal ben Shelemia ben Shobi (יהוכל בן שלמיהו בן שבי): Sello estampa en bula.
    • Encontrado en las excavaciones de Eilat Mazar en el supuesto palacio del Rey David en 2005. Probablemente perteneciente a la persona mencionada en el relato de Jeremías 37, 3 y 38, 1[32].
  • Ostracas de Laquis:
    • Textos descubiertos en 1930 que describen condiciones a finales del siglo VII poco después del final de la conquista de los caldeos.
    • Carta No. 3 menciona una advertencia del profeta.
    • Carta No. 4 menciona Laquis y Azekah como los últimos lugares a ser conquistados tal como registra Jeremías 34, 7.
    • Carta No. 6 describe una conspiración, reminicensia de Jeremías 38, 19 y 39, 9, utilizando una fraseología casi idéntica a 38, 4.
  • Tallados de Laquis: Del palacio de Senaquerib en Nínive, depintando su conquista de esta ciudad.
  • El cilindro de Nabonidus:
    • Inscripción cuneiforme encontrada en el Templo de Shamash en Sippara que menciona Baltasar como hijo del último rey de Babilonia.
    • En los capítulos V, VII y VIII de Daniel se menciona Baltasar como rey, pero ello fue probablemente debido a la conversión aramáica (por ejemplo, la inscripción bilingüe en la estatua de Haddayishi de Gozan lo llama "gobernador" en akkadiano pero "rey" en arameo). También es de notar que Baltasar ofrece a Daniel el "tercer puesto" en el reino como recompensa, en lugar del segundo[33].
  • Pim de peso:
    • Los primeros especímenes fueron encontrados por R.A.S. Macalister en Gezer. Muchos otros encontrados desde entonces.
    • Palabra desconocida inscrita que permite una mejor traducción de 1 Samuel 13, 21.
  • Inscripción de Poncio Pilatos encontrada en el teatro romano de Cesarea:
    • El prefecto de Judea, Poncio Pilatos, erigió el Tiberium en honor de Tiberio César.
    • Texto actual de la tercera línea de la inscripción (las partes erocionadas en corchetes y negrilla cuya interpretación es discutida):
TIBERIEUM
[PON]TIUS PILATUS
[PRAEF]ECTUS IUDA[EA]E
  • La conquista de Samaría por parte de Sargón II (ANET 284), encontrada por P.E. Botta en Khorsabad en 1843: "sitié y conquisté Samaría, deporté 27.290 habitantes de esta... Reconstruí el pueblo mejor de como era y establecí allí gente de otros países que yo mismo hube conquistado" (Cfr. 2 Reyes 17, 23-24).
  • Sello de Ben Immer (ליהו [בן] אמר[?]) estampado en bula:
    • Encontrado el 27 de septiembre de 2005 cuando se analizaban cuidadosamente escombros provenientes del Templo Monte de Jerusalén de 1999.
    • Es posible que se relacione con un sacerdote que sirvió en el Templo de Salomón según Jeremías 20,1.
  • Inscripciones de Tiglath-Pileser III encontradas por A.H. Layard en Nimrud:
    • ANET 282: "Recibí el tributo de... Jehoahaz de Judea" (incidente no mencionado en la Biblia).
    • ANET 283: "En cuanto a Menajem lo abrumé... puse a Oseas como rey sobre ellos" (perspectiva alterna a 2 Reyes 15, 19 y 17, 3).
  • La piedra de Zayit:
    • Piedra redondeada incisa con abecedario paleo-hebreo y restos de numerosas inscripciones encontradas en Zeitah (Tel Zayit) en estrato datado del siglo X adC.

Artefactos de procedencia conocida, pero que no provienen de excavaciones

Los objetos del siguiente elenco vienen de estudios del siglo XIX y colecciones indocumentadas cuya procedencia no es relevante a pesar de la genuina naturaleza de su contenido. En otras palabras, fueron descubiertos en un tiempo en el cual el conocimiento era limitado y no hay razones para creer que hubieran sido falsificaciones.

  • Los papiros de Elefantina:
    • Datados del periodo persa del archivo de una comunidad judía de Elefantina, Egipto.
    • Uno fue escrito por uno en Jerusalén de nombre Ananías que pudo ser la persona mencionada en Nehemías 7,2.
  • El monolito Kurkh de Salmanáser III encontrado por J.E. Taylor, cónsul británico en Diyarbekir en 1861 en el cual se mencionan "2,000 carros, 10,000 soldados de infantería de Ahab el israelita" (incidente no mencionado en la Biblia).
  • Inscripción de Nazaret:
    • Tabla de mármol con un Edicto del César proscribiendo la pena capital a los violadores de tumbas, datable del siglo I adC. La Frohner Collection asegura que la adquirió en Nazaret en 1878.
  • Estela de Merenptah:
    • Contiene la más antigua referencia egipcia acerca de los israelitas en la tierra de Canaán.
  • Estela de Mesha:
    • Inscripción moabita descubierta en Dhiban, Jordania en 1868 que menciona a un rey israelita, Omri.
  • Inscripción de Siloam:
    • Situada originalmente a la salida del túnel de Ezequías.
    • Sustraida de Jerusalén en 1880.

Artefactos de procedencia desconocida, discutida o desaprobada

Los objetos de esta lista vienen en general de colecciones privadas por medio de antiguos mercados. Su autenticidad es altamente controvertida y en algunos casos se ha podido demostrar su falsedad.

  • El Arca de la Alianza:
    • La Iglesia Ortodoxa etiope en Axum, Etiopía, asegura que la posee. La tradición local sostiene que esta fue traida a Etiopía por Menelik I después de una visita al rey Salomón.
  • Artefactos originarios de "antigüedades" del traficante Oded Golan. En diciembre de 2004 fue acusado por la policía israelí junto a otros cómplices, por falsificar los siguientes objetos:
    • El osario de Santiago con la inscripción "Jacob hijo de José, hermano de Jesús", sospechosa de haber sido inscrita en un osario antiguo genuino.
    • Las tablas de Joash (Johoash) registrando reparaciones al Templo de Jerusalén, sospechas de haber sido talladas en auténticas piedras antiguas.
    • Varias óstracas mencionando el Templo o nombres bíblicos.
    • Un candelabro de piedra de siete brazos con decoraciones de una minorá del Templo.
    • Un sello de piedra con bordes de oro atribuido al rey Manase de Judea.
    • Un plato de quarzo con una inscripción en egipcio antiguo indicando que el ministro de guerra del rey Shishek conquistó la antigua ciudad de Meggido.
    • Una granada de márfil con una inscripción que dice "propiedad de los sacerdotes del Templo" grabada en una auténtica pieza antigua de márfil.
    • Numerosas bulas incluyendo algunas que mencionan figuras bíblicas como el rey Ezequías de Judea, el escriba Baruc y el profeta Isaías.
  • Los restos del Arca de Noé han sido localizados por numerosos grupos de arqueólogos e individuos. Muchos estudiosos consideran que dichos hallazgos pertenecen a la pseudoarqueología.
    • El arqueólogo Ron Wyatt asegura haber localizado el Arca en el último punto en donde reposó. Desde su muerte ha sido aclamado por muchos creyentes bíblicos. Una constelación de páginas de Internet acerca de él han nacido y muchos han fabricado informaciones acerca de él y sus descubrimientos.
    • Un grupo creacionista italiano de nombre La Narkas es el más reciente de los numeros grupos que aseguran conocer el punto exacto de la localización de los restos del Arca de Noé en la cima del Monte Ararat, en la frontera entre Turquía y Armenia. Fotografías del mencionado sitio están a la mano en el Internet[5].
    • En 2004 todavía una expedición fue al Monte Ararat en Turquía con la intención de localizar el Arca. Muestras del lugar fueron sometidas a prueba por geólogos y científicos nucleares. Un instituto oficial del gobierno de Nueva Zelanda encontró que se trataba de rocas volcánicas y no de madera petrificada.
  • Síndone, Sábana Santa o Sudario de Turín:
    • Críticos aseguran que esta contiene una pintura de Jesús realizada en la Edad Media. Otros sostienen que la imagen fue formada por un proceso energético que oscureció las fibras (tal como rayos de la luz en el instante de la resurrección). Pruebas de radiocarbono ubican su antigüedad a la Edad Media, pero algunos analistas sugieren que las pruebas son erróneas debido a exposiciones que han contaminado las fibras.
  • El pilar de Jacob:
    • Por siglos esta roca ha sido parte integrante de la ceremonia de coronación de los reyes británicos. Se cree que fue la roca sobre la cual Jacob (después llamado Israel), recibió una visión y una grieta en esta fue el resultado de los golpes que le dio Moisés en el intento de sacar agua de la misma.
  • El velo o paño de la Verónica:
    • Una tela con el rostro de un hombre impreso en la misma. Los creyentes creen que fue el paño utilizado por la Verónica para limpiar el rostro de Jesús en la Vía Dolorosa, camino del Calvario. Los críticos dicen que parece ser una imagen hecha.

Disciplinas relacionadas

Como toda ciencia, la arqueología y su rama bíblica tienen sus propias especializaciones así como su trabajo interdisciplinario. Ya se mencionó que la arqueología debe servirse y trabajar en equipo con disciplinas como la antropología, la geología y otras ciencias que permiten darse una idea del mundo antiguo. Otras disciplinas como la filosofía, la teología, la exégesis, la hermenéutica, se sirven de los resultados científicos de esta. Por ejemplo, la Biblia utiliza un lenguaje recurrente simbólico que puede hacer pensar que cuanto allí se menciona puede partenecer al plano estrictamente teológico y por lo tanto no necesariamente verificable. Sin embargo, gracias a la arqueología, muchos pasajes bíblicos han hallado una explicación más concreta, sin que por ello se quiera decir que la relación arqueología-estudios bíblicos sea pacífica o imprencindible. Hoy, y gracias a esta disciplina, se sabe por ejemplo que los muros de Jericó[34] mencionados en el Libro de Josué y cuyas ruinas han sido excavadas, pueden datarse en un tiempo que coincide con la inmigración israelita en la Tierra Prometida.

Papirología

El Papiro de Turín, fragmentos de un antiguo mapa de Egipto. Los papiros son los documentos tangibles más antiguos que tenemos y las más importantes pruebas de la antigüedad y originalidad de un texto.
El Papiro de Turín, fragmentos de un antiguo mapa de Egipto. Los papiros son los documentos tangibles más antiguos que tenemos y las más importantes pruebas de la antigüedad y originalidad de un texto.

La papirología tiene una relación especial con la arqueología en general y es una de las más autorizadas en el terreno bíblico. Gracias a los papirólogos y su paciente labor de búsqueda, reconstrucción e investigación, ha sido posible determinar la datación de numerosos documentos antiguos y la originalidad o no de sus autores. Muchos de los libros bíblicos que se publican en la actualidad en modernas imprentas o medios digitales, fueron escritos inicialmente sobre hojas de papiro. Obviamente la gran mayoría de esos originales se perdió y quedan entonces las copias de las eternas copias. Qumrán se convirtió en la principal fuente de papiros sobre los libros bíblicos canónicos y apócrifos (un total de 800 documentos estaban guardados en el interior de jarras de arcilla, 98 % de ellos referentes a temas religiosos como libros bíblicos, reglas de la comunidad de los escenios y sólo un papiro es presumiblemente del Nuevo Testamento: 7Q5[35].

Otros lugares que han contribuido a proveer papiros antiguos son los siguientes:

  • Las genitzas de antiguas sinagogas: La genitza es un espacio en donde se guardan libros viejos que ya no se utilizan en la comunidad, pero que no quieren tirarse por respeto a su contenido. Esta tradición de respeto por el material escrito sagrado ha permitido que documentos sean conservados por siglos en dichos lugares.
  • Los monasterios: De la misma manera, los antiguos monasterios han sido una fuente valiosa para la conservación de material escrito.

Los papiros son normalmente identificados por el nombre del arqueólogo que lo encontró, que lo identificó, el sitio o numeraciones que son convenidas por la comunidad cietífica de la especialidad. Entre los papiros bíblicos más célebres tenemos el Rylands que corresponde a un texto de Juan 18, 31-33 y 37 y 38 encontrado en Egipto y datado del año 125. El papiro Bodmer contiene fragmentos de Lucas y Juan. El papiro Chester Beatty encontrado en Egipto contiene textos de la Tanaj en griego y está datado entre el Siglo II y el Siglo IV.

Fragmentos de cerámica y el pergamino

Ostracon que contiene el nombre de Thémistocle, hacia 490-480. Museo del Ágora antigua de Atenas
Ostracon que contiene el nombre de Thémistocle, hacia 490-480. Museo del Ágora antigua de Atenas

De igual importancia para la arqueología es el ostracon, una forma muy popular en la antigüedad y alternativa a la escritura en papiro y en pergamino. Si bien tanto el pergamino como el papiro resultaban costosos (por ejemplo la planta del papiro crece en los deltas del Nilo), la cerámica en cambio era de más fácil acceso, sobre todo en lo que tenía que ver con pinturas que dan una idea de la cultura y la antropología de los antiguos.

Otro material buscado y apreciado por los arqueólogos es el pergamino, hecho a partir de la piel de animales, especialmente aquellos domésticos. Fue en Pérgamo donde esta técnica tuvo un gran florecimiento y de allí su nombre, pero el origen del pergamino se remonta al 1500 adC. Al igual que sucedía con el papiro, el pergamino era un material que quedaba más bien restringido a quien tenía la capacidad de comprarlo.

Comentarios profesionales

"El propósito de la arqueología bíblica es de clarificar e iluminar los textos bíblicos y contenidos a través de la investigación arqueológica del mundo bíblico", escrito por J.K. Eakins en un ensayo de 1977 en Benchmarks in Time and Culture [6].

Bryant G. Wood escribió: "El propósito de la arqueología bíblica es el de realzar nuestra comprensión de la Biblia y por lo tanto su gran logro, a mi modo de ver, ha sido la extraordinaria iluminación de... el tiempo de la monarquía israelita" (en Biblical Archaeology Review, May-June, 1995, p. 33).

En una declaración de una más exclusiva opinión acerca de la arqueología bíblica, Robert I. Bradshaw anotó: "Es universal y virtualmente aceptado que el propósito de la arqueología bíblica no es probar la Biblia, sin embargo... así como la arqueología derrama luz en esa historia, esta es importante para los estudios bíblicos" [7]

El arqueólogo estadounidense William Dever contribuyó en el artículo "Arqueología" en The Anchor Bible Dictionary (ver "Anchor Bible Series"). En el mismo reitera su percepción de los efectos negativos de la estrecha relación que ha existido entre la arqueología sirio-palestina y la arqueología bíblica de la Tierra Santa, lo que ha causado que especialmente los arqueólogos estadounidenses en este campo se retracen frente a la nueva "arqueología procesual" en la región y considera: "Subrayando mucho escepticismo en nuestro propio campo [en lo que se refiere a la adaptación de conceptos y métodos de una "nueva arqueología"], uno sospecha que la asunción (aunque no expresada e incluso inconciente) de que la Palestina antigua, especialmente de Israel en el periodo bíblico, fue única, de alguna manera "superhistóricamente" no gobernada por los principios normales de la evolución cultural" y sostiene que "...la "nueva arqueología" de los 70 y 80 se volvió pasada de moda antes de que pudieramos comprenderla" [36](p. 357).

Dever encontró que la arqueología sirio-palestina en los institutos estadounidenses ha sido tratada como una subdisciplina de los estudios bíblicos. Se esperaba de los arqueólogos estadounidenses en esta región que trataran de "proveer evidencias históricas válidas de episodios de la tradición bíblica". De acuerdo con Dever "la más ingenua [desconcepción acerca de la arqueología siro-palestina] es que la razón y el propósito de la "arqueología bíblica" (y, por extrapolación, de la arqueología siro-palestina) es simplemente delucidar la Biblia o las tierras de la Biblia"[37](p. 358).

Profesor de arqueología del Cercano Oriente, William G. Dever escribe:

Hasta hace una generación los arqueólogos bíblicos hablaban con confianza de la "revolución arqueológica" de William Foxwell Albright. Esta seguramente realzaría nuestra comprensión y apreciación de la Biblia y su mensaje atemporal - el cual fue pensando para ser absolutamente esencial a nuestra querida condición cultural occidental. La Biblia y la "Cultura Occidental" como fueron concebidas anteriormente, luchan por sus vidas. No sólo la arqueología moderna no pudo ayudar a confirmar la tradición antigua, sino que parece más bien en el proceso de socavarla. Este es un secreto no muy bien guardado de los arqueólogos profesionales[38].
La falla de la "revolución arqueológica" significa el intento de ocupar el penoso término medio, no el extremo escepticismo o la ingenua credulidad. El reloj no puede ser devuelto al tiempo en el cual la arqueología presumía de "probar la Biblia". La arqueología como se practica en la actualidad debe estar en la capacidad de desafiar, así como de confirmar, los relatos bíblicos. Algunos cosas descritas sucedieron realmente, pero otras no. Las narraciones bíblicas acerca de Abraham, Moisés, Josué y Salomón probablemente reflejan algunas memorias históricas de pueblos y lugares, pero los "grandes retratos" de la Biblia son irreales y contradichos por las evidencias arqueológicas. Algunos ancestros de los israelitas probablemente escaparon a la esclavitud de Egipto, pero no hubo una conquista militar de Canaán y muchos, sino casi todos los israelitas a través del tiempo de la monarquía, fueron politeístas. El monoteísmo fue un ideal de los escritores bíblicos. La arqueología no puede decidir cuál es el significado de los eventos supuestos descritos en la Biblia. Esa es una decisión enteramente personal. La arqueología no puede decidir esta pregunta. Ella sólo puede calibrar el foco.[39](Dever, 2006).

Referencias

  1. Vilar, Vicente, Archeologia della Palestina, Enciclopedia della Bibbia I, 672.,(en italiano)
  2. Vicente Vilar, Idem.
  3. Kurt Benesch: Passato da scoprire (tr. es. Pasado para descubrir), citado por J.M. Vernet en su "Curso Básico de Arqueología Bíblica", Teologado Salesiano Internacional de Ratisbonne, Jerusalén, 2001 (en italiano).
  4. R. Bultmann, Nuovo Testamento e mitología, p. 203 (en italiano)
  5. Cf. L. Randellini, voce Demitizzazione, in ER, vol. 2, coll. 623-635; Id., la hermenéutica de Bultmann condena a K. Barth y la interpretación existencialista que este daba a la Epístola a los Romanos de Pablo (K. Barth, L'Epistola ai Romani): cfr. R. Marlé, o.c., pp. 36-41; J.M. Robinson, La Nuova Ermeneutica, pp. 34-35. 41-47 (En italiano)
  6. Volkmar Fritz, Introduzione all'archeologia biblica (tr. es. Introducción a la arqueología bíblica), pp 13-19
  7. Pietro Kaswalder, "L`archeologia biblica e le origini di Israele" (tr. es. La arqueología bíblica y los orígenes de Israel), en Rivista Biblica 41, pp. 171-188, 1993.
  8. El arqueólogo Pietro Kaswalder, O.F.M. es profesor de exegesis y arqueología del Antiguo Testamento en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén.
  9. J.M. Vernet, "Curso Básico de Arqueología Bíblica", Teologado Salesiano Internacional de Ratisbonne, Jerusalén, 2001 (en italiano), p. 5
  10. Con Iglesia Apostólica se entiende en historia el tiempo en el cual vivían los apóstoles de Jesús, incluido Pablo de Tarso. Dicho tiempo, el apostólico, terminaría con la muerte de Juan el Evangelista en una fecha desconocida, pero que se presume sea alrededor del año 110. Sin embargo, para muchos estudiosos, el autor del cuarto evangelio sería un discípulo del apostol, así como el polémico libro de las Revelaciones
  11. El Teologado Salesiano Ratisbone es un centro de estudios bíblicos localizado en la ciudad de Jerusalén afiliado a la Università Pontificia Salesiana (UPS) de Roma.
  12. Un papiro es un manuscrito llamado así por el material en que está hecho, la planta del Papiro y una de las formas más antiguas de la escritura. Los textos más antiguos conservados de la Biblia están escritos en papiro.
  13. Noticia indicando la falsedad de la pieza y las extrañas circunstancias tanto de su poseedor como de la publicación del "hallazgo". En esta otra se le da más crédito.
  14. Egeria o Aetheria, una mujer española que hizo un viaje al Medio Oriente entre el 381 y 384. Su diario de viajes, que sorprende porque fue un viaje aventurado para una mujer de su tiempo, es hoy una fuente de estudio e investigación.
  15. No confundir este Charles Wilson con Charles Thomson Rees Wilson, el físico escocés.
  16. tr.es. Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa
  17. Athas, George (1999), The Copenhagen School of Thought in Biblical Studies (tr.es. "La Escuela de Copenhagen del pensamiento en estudios bíblicos"), Sidney: Universidad de Sidney. No ISBN.
  18. "Storia e ideologia nell'Israele antico", Garbini, Giovanni, 1986
  19. Early History of the Israelite People: From the Written & Archaeological Sources, Thomas L. Thomson, 1992
  20. In Search of 'Ancient Israel', P. R. Davies, 1992.
  21. Inerrancia bíblica es la doctrina que sostiene que desde su forma original la Biblia es sin error, lo que incluye sus partes históricas y científicas[[1]].
  22. The Bible Unearthed : Archaeology's New Vision of Ancient Israel and the Origin of Its Sacred Texts, Israel Finkelstein and Neil Asher Silberman, 2001.
  23. Reliability of the Old Testament, Kenneth Kitchen, 2003.
  24. Jennifer Wallace, "Shifting Ground in the Holy Land", en Smithsonian Magazine, May 2006.
  25. Josué 9, 3-27.
  26. Los relatos de este rey en 2 Reyes 18-20 y 2 Crónicas 29-32.
  27. Radiocarbon Vol. 37, Number 2, 1995.
  28. Confrontar "Historia arte.net, Israel en la Antigüedad: El Obelisco Negro de Salmanasar III".
  29. Nombres de profetas aparecen en las Tablas de Ebla, 1.500 años más antiguos que la Tora, en "WebIslam, comunidad virtual".
  30. Mencionado en Génesis 11, 15-17.
  31. Confrontar el capítulo III de "In the Beginning: A Short History of the Hebrew Language" (tr.es. "En el principio: una breve historia del idioma hebreo"), Hoffman 2004, para la importancia del hallazgo en el idioma hebreo; también Wurthwein en su "Texto del Antigüo Testamento" (Text of the Old Testament), 1995, para un facsimil de la óstraca.
  32. Foto publicada en el Taipei Times, 5 de agosto de 2005.
  33. Daniel 5, 16: "(...) y mandarás como tercero en el reino".
  34. "Al escuchar el pueblo la voz de la trompeta, prorrumpió en gran clamor y el muro se vino abajo": Biblia, Libro de Josué, 6, 20b
  35. Este es un debate actual que interesa especialmente a los estudiosos bíblicos. La identificación de 7Q5 como un texto de Marcos 6, 52-53 hecha por el papirólogo Joset O’Callaghan Martínez creó una álgida discusión que aún no tiene una conclusión.
  36. The Anchor Bible Dictionary, Archaeology, W. Dever, p. 357
  37. op.cit. Dever, p.358
  38. Traducción de Wikipedia.
  39. The Western Cultural Tradition Is at Risk (tr.es. "La cultura occidental está en peligro"), Dever, W., en Biblical Archaeology Review, March/April, 2006, volume 32, No 2, pp. 26 - 76.

Bibliografía

  • AA.VV., Bethlehem 2000, Bethlehem, 1997.* Bultmann R., Nuovo Testamento e mitología, Morcelliana, Brescia, 1970 (tr. es. Nuevo Testamento y mitología).
  • Baldi D., Guida di Terra Santa, Gerusalemme, 1973.
  • Barr J., The Bible in the Modern World, SCM, London, 1977 (tr. es. La Biblia en el mundo moderno).
  • Biblical Archeological Review, Washington.
  • Bultman R., Die Geschichte der Johannes, Vandenhoek, Göttingen 1921 (tr. es. La historia de la tradición sinóptica).
  • Fritz V., Introduzione all´Archeologia biblica, Brescia, 1991.
  • Mannucci Valerio, Bibbia come Parola di Dio, Introduzione generale alla sacra Scritura, Queriniana, Brescia, Italia, 1987 (tr. es. La Biblia como Palabra de Dios, Introducción general a las Sagradas Escrituras).
  • Mc Intosh J., The Archeologist Handbook, London, 1986.
  • Morphy O'Connor Jr., La Terra Santa, guida storico archeologica, Bologna, 1996.
  • 7q5: Cambiar la pregunta, Rodas, Albeiro, Trabajo de investigación presentado al profesor y papirólogo Joan Maria Vernet, Instituto Teológico Salesiano, Cremisan, Israel.

Leyendas de la Sierra de Guadarrama.

Publicado en Historia o parahistoria el 25 de Abril, 2007, 10:00 por themackintoshman

Las gentes que han habitado la Sierra de Guadarrama durante siglos han creado varias leyendas que se desarrollan en lugares de estas montañas. Mucho juego me dieron, durante los años que pasé como monitor de campamento en ésa zona, mucho me divertí,haciendo con ellas,más "amenas" las noches de los acampados, sobretodo,en nuestras excursiones y pernoctas por la zona de Peñala, Pájaros, La Jarosa....

A continuación os dejo algunas....

Leyendas de San Lorenzo de El Escorial

Monasterio de El Escorial y su entorno. A él se acercaba el misterioso perro negro.
Monasterio de El Escorial y su entorno. A él se acercaba el misterioso perro negro.
El perro negro de El Escorial y las Puertas del Infierno
Según la leyenda, durante la construcción del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, un misterioso perro negro aterrorizaba a los obreros por las noches, obstaculizando las obras. Quizás el perro infernal protegía el lugar, pues se ha atribuido a El Escorial el ser una de las puertas del Infierno que se extienden por el mundo (otra de las cuales es la ciudad italiana de Turín); ésta fue una de las razones por las que Felipe II mandó construir el monasterio en este lugar: para mantener cerrada dicha puerta.
El perro fue encontrado y se ordenó que se le ahorcase en una de las torres del monasterio, donde permaneció mucho tiempo.
Cuando Felipe II regresó dfinitivamente a El Escorial para morir, desde su lecho de muerte (acompañado de multitud de reliquias de santos), siguió oyendo los ladridos de ese perro infernal, que ya había sido muerto hacía años.[1]
La Sima de los Pastores
Existe la creencia de que en los montes cercanos a San Lorenzo de El Escorial existe un tesoro oculto (de ser esto cierto, por lo concurrido y transitado de esta zona, lo más posible es que el que lo haya encontrado ya esté disfrutándolo o lo haya disfrutado).
Esta leyenda tiene origen también en el Monasterio de El Escorial, parece ser que un tal Rafael Corraliza empleado de la pagaduría de las obras del monasterio se sintió tentado por el continuo tintineo de doblones a diestro y siniestro ante él y decidió hacerse con un botín de estos y sujetándoselos al cinto se escapó como alma que lleva el diablo camino de Portugal por la ruta que pensó menos vigilada tomando la vereda que conducía a la próxima aldea de Robledondo. Como era ya de anochecida al llegar a la zona conocida como Sima de los Pastores se hundió en ella dando con sus huesos en el fondo tragando vida y doblones, no se sabe con certeza pero parece ser y quiere creer la gente que el mismo santo intercedió en la aventura del desafortunado pagador.
Con el paso del tiempo esta sima fue tapada con ramas y piedras por temor a que el ganado o cualquier desdichado sufriese la misma suerte del tal Corraliza, aunque aún sigue ahí la sima para visita del que se precie a rememorar significante historia.
Ilustración del Cancho de los Muertos.
Ilustración del Cancho de los Muertos.

Leyendas de La Pedriza

El Cancho de los Muertos
El nombre de esta leyenda proviene de una formación rocosa de La Pedriza cuya forma es muy peculiar. La leyenda cuenta que una banda de salteadores secuestró a una joven señorita de rica y apoderada familia de Madrid. El jefe de este grupo se ausentó temporalmente y los otros dos bandidos decidieron aprovecharse de la joven, pero regresó inesperadamente y les sorprendió, tras lo cual les juzgó inmediatamente y despeñó al primero por este cancho. Pero al intentar precipitar al segundo, éste sujetó la pierna del cabecilla y los dos cayeron al vacío. De esta forma, acabaron los tres despeñados a los pies del cancho rocoso. Según las gentes del lugar, durante un tiempo se pudieron ver los cadáveres de los tres bandidos en una grieta de este lugar.
La Cueva de la Mora
El relato de a continuación tiene su escenario también en La Pedriza y recuerda a historias que se repiten a lo largo de la geografía española debido quizás a la larga ocupación musulmana. Existe otra leyenda con este título, recogida por G. A. Bécquer en sus Leyendas, situado en la localidad navarra de Fitero.
La Cueva de la Mora (de difícil acceso) se halla cerca del refugio Giner, concretamente enfrente de su fachada principal y al este de la Peña Sirio. Parece ser que la hija de un rico árabe quedóse prendada de un joven cristiano. Ante esta situación fue secuestrada y retenida por sus familiares musulmanes en el interior de esta cueva. Pasaron los años y el caballero cristiano no regresó jamas, a pesar de la ansiada espera por parte de la joven, por lo cual, según las creencias de la gente, de cuando en cuando, el alma de la despechada joven se desliza vagando entre las formaciones rocosas y canchales tratando de buscar a su amor perdido.

Leyendas de la laguna de Peñalara

La Pastora
Cada noche de difuntos a la fría luz de la luna, emerge del centro de una laguna de Peñalara un islote y en ella la figura de una pastora. Esta pastora parece ser que trató de salvar un cordero extraviado entre las rocas confundiendo sus balidos con extraños y broncos ruidos que parecían surgir de las profundas y oscuras aguas.




Leyendas de Robledo de Chavela

Este municipio nos ha legado una interesante serie de leyendas y mitos:

La Virgen de Navahonda
Esta historia se remonta a los tiempos en que el municipio madrileño de Robledo de Chavela pertenecía aún a Segovia. En el valle de Navahonda, donde hay situada una famosa ermita, se encontró una talla de la Virgen María, que había sido ocultada por los segovianos durante años para protegerla de la invasión musulmana. Los segovianos, al averiguar su paradero, la reclamaron a los robledanos y, cuando aquellos intentaron restituir la imagen a Segovia, las caballerías que transportaban dicha talla, a mitad de camino, se negaron a continuar por intercesión de la Virgen, tras lo cual se decidió que la imagen se quedara para siempre en aquel lugar. El camino que conduce a Navahonda desde Robledo de Chavela es una interesante ruta turística y todos los años discurre por él una vistosa romería en recuerdo de tales acontecimientos.[2]
La Dama de la Cruz Verde
En el Puerto de la Cruz Verde cuentan que se ha visto numerosas veces una joven autoestopista que, una vez que se recoge, en el interior del coche, al acercarse a una curva, empieza a gritar que se tenga mucho cuidado, pues ahí se mató. Dicho esto, la mujer desaparece y no se vuelve a saber de ella.
Esta leyenda es una de las variantes que se han dado en muchos lugares del mundo de la denominada Autoestopista Fantasma, Dama Blanca o Chica de la Curva.
Este misterioso personaje también ha sido visto en el Puerto de Galapagar.
En el programa de Iker Jiménez Milenio 3, en la Cadena Ser se habló en 2006 sobre este tema.
Los subterráneos del Vía Crucis
Cuenta la leyenda que, bajo Robledo de Chavela se extiende una red de misteriosos túneles excavados desde los tiempos en los que, en el lugar que ocupa la actual Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, se elevaba el castillo del Señor de Robledo de Chavela, desde cuya torre, ocho soldados permanecían vigilantes durante toda la noche, en vela (de ahí la denominación de Chavela). Dicho Señor había mandado construir una larga red de túneles con mazmorras, que llegarían hasta el actual Vía Crucis del pueblo (una hilera de cruces de granito situadas a las afueras del municipio).
Vista del complejo de Robledo de Chavela (Madrid), y su antena de 70 metros, desde donde se siguió la misión Apolo XI.
Vista del complejo de Robledo de Chavela (Madrid), y su antena de 70 metros, desde donde se siguió la misión Apolo XI.
El Fantasma de la Iglesia
Hace años (y esto es real), se produjo un extraño fenómeno en Robledo de Chavela: Por las noches, en las calles que suben a la iglesia parroquial y junto al cementerio, se oía una profunda respiración que aterrorizaba a los incautos. En realidad, dicha respiración era el ruido producido por una lechuza que había anidado en el campanario de la iglesia.
El fenómeno se vino repitiendo durante varios años hasta que dicha lechuza emigró a la cercana localidad de Las Navas del Marqués, donde el fenómeno se volvió a repetir, esta vez en las ruinas de una antigua iglesia. El hecho tuvo cierta repercusión mediática, pues hasta el doctor Félix Rodríguez de la Fuente intervino en un programa radiofónico explicando que dichos misteriosos ruidos los producía en realidad un animal.
Avistamientos de OVNIs
En las proximidades de las gigantescas antenas que la NASA y el INTA tienen instaladas en Robledo de Chavela, han sido numerosos los avistamientos de OVNIs que se han venido sucediendo a lo largo de los años[3] [4] (especialmente en dirección Norte-Sur, hacia la citada estación).
A principios de los años ochenta se produjeron dos significativos avistamientos en Robledo de Chavela: en el primero, cuatro luces silenciosas se pusieron a girar sobre la torre de la iglesia parroquial y que, después, alineándose, se dirigieron hacia la estación espacial; en el segundo, un OVNI triangular con una extraña estela roja posterior a modo de bengala, que siguió también la susodicha dirección. Este último artefacto había sido visto previamente sobre la Estación de Chamartín (Madrid), tras lo cual siguió en dirección Oeste, hacia Robledo (hubo una reseña al respecto en el diario El País.
En los años ochenta, un extraño ser humanoide, de gran altura, fue observado mientras salía de lo que algunos testigos denominaban una especie de "huevo", en una zona forestal situada entre Robledo de Chavela y Valdemaqueda.
En la década del 2000 se llegó a ver desde Robledo el supuesto OVNI en forma de misil que recorrió toda España y fue objeto de noticia en varios noticiarios.
También se los ha visto salir y sumergirse en los cercanos pantanos de Valmayor en San Lorenzo de El Escorial y de San Juan.
La misteriosa transmisión de la llegada del hombre a la Luna
Desde la estación espacial de Robledo de Chavela se retransmitió la histórica llegada del hombre a la Luna. Una leyenda urbana de alcance mundial difundió la historia de que los astronautas del Apolo XI vieron una serie de gigantescos humanoides y de naves espaciales alrededor de cráteres al llegar al satélite. Según este mito, cuando los astronautas, sorprendidos, empezaron a retransmitir la situación, se pidió a todos los periodistas que estaban en dicha estación que salieran de la sala de control durante unos minutos. Este último hecho fue confirmado por algunos periodistas que estuvieron allí, entre ellos por José Antonio Silva, locutor por la época de Televisión Española y piloto aeronáutico.[5] [6]
En los programas sobre misterio de Iker Jiménez, Milenio 3, y en el antiguo Medianoche, de Antonio José Alés, ambos de la Cadena Ser se ha hablado con frecuencia sobre este tema.
El Moro de La Almenara
En la cumbre de el monte de La Almenara existen unos restos arqueológicos, datados de la invasión musulmana de España, desde los cuales los árabes encendían hogueras para avisar a Madrid de que se aproximaban tropas cristianas para atacar.
Muchos excursionistas cuentan que, algunas tardes, cercana ya la noche, se han visto resplandores en su cumbre, que sería la hoguera que encendería al anochecer un misterioso moro fantasma.
Las Mujeres Rientes
Por lo visto, han podido ser grabadas por la noche, en numerosas ocasiones diversas psicofonías, tanto en el pinar de Robledo como en la roca de El Lisadero, en las que unas diabólicas y claras risas de mujeres pueden escucharse.
Los suspiros de las trincheras
También se cuenta que, en las trincheras y búnkeres[7] de la Guerra Civil que hay en la parte superior de la ladera del Risco de los Monaguillos, muchas noches se han escuchado lamentos, suspiros y gritos de muchos de los muertos en este sitio, durante lo que fue el frente de Robledo de Chavela.[8]

El Golem

Publicado en Historia o parahistoria el 25 de Abril, 2007, 9:47 por themackintoshman

Este verano, me iba a ir de vacaciones a Praga, la boda de un amigo en  Italia, en una localidad que encarece notablemente las posibilidades de acudir a dicha ciudad, hacen que , de momento, el viaje a Praga, quede apartado; uno de los motivos por los que me atraia el viaje es el Golem.

Un golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada. En hebreo moderno, la palabra «golem» significa «tonto» o incluso «estúpido». El nombre parece derivar de la palabra gelem, que significa «materia en bruto».

La palabra golem también se usa en la Biblia (Salmos 139:16) y en la literatura talmúdica para referirse a una sustancia embriónica o incompleta. Similarmente, los golems se usan primordialmente en la actualidad en metáforas bien como seres descerebrados o como entidades al servicio del hombre bajo condiciones controladas pero enemigos de éste en otras. De forma parecida, en un insulto coloquial en yiddish sinónimo de patoso o retrasado.

Historia

Las primeras historias sobre golems se remontan al principio del judaismo. Los golems fueron creados por personas creyentes y cercanas a Dios. Una persona muy sagrada era alguien quien luchó por acercarse a Dios, y en esa lucha podía ganar algo de la sabíduría y el poder de Dios. Uno de esos poderes era él de la creación de vida. No importa cuán sagrada fuera una persona, el ser que crearon sería solamente una sombra de uno creado por Dios porque entre otras cosas, el golem, carece de alma. Como Adan, el golem es creado del barro. La incapacidad principal del golem era la incapacidad de hablar. Tener un golem fue visto como el símbolo final de la sabiduría y la santidad, y hay muchos relatos de golems conectado con los rabinos ilustres desde el principio hasta el fin de la Edad Media.

Los otros atributos del golem fueron añadidos gradualmente con el tiempo. En muchas historias el Golem tiene escritas palabras magicas o religiosas que lo mantienen animado. Escribiendo los Nombres de Dios en su frente, (o en una tablilla de arcilla bajo su lengua) o escribiendo la palabra Emet ('verdad' en el lenguaje hebreo) en su frente son algunos ejemplos de esas palabras. Borrando la primera palabra de 'Emet' para formar 'Met' ('muerte' en Hebreo) el golem podía ser destruido o desactivado, quedando solo, su cuerpo de barro inerte.

Reproducción del Golem de la judería de Praga
Reproducción del Golem de la judería de Praga

El relato de golem más famoso involucra a Rabbi Judah Loew el Maharal de Praga, un rabino de siglo XVI. Se le atribuye haber creado un golem para defender el gueto de Praga de Josefov de los ataques antisemitas, así como para atender el mantenimiento de la sinagoga. La historia del Golem salía en la letra en 1847 en una colección de relatos judíos, publicado por Wolf Pascheles de Praga. Aproximadamente sesenta años después, una descripción ficticia fue publicada por Yudl Rosenberg (1909). De acuerdo con la leyenda, el Golem podía estar hecho de la arcilla de los bancos del río de Vltava en Praga. Tras realizar los rituales prescritos, el Rabbi desarrolló el Golem y lo hizo venir a la vida recitando los conjuros especiales en hebreo. Cuando el Golem de Rabbi Loew creció más, también se puso más violento y empezó a matar a las personas y difundir el miedo. Al Rabino Loew le prometieron que la violencia en contra de los Judíos pararía si el Golem era destruido. El Rabbi estuvo de acuerdo. Para destruir el Golem, eliminó la primera letra de la palabra "Emet" de la frente del golem para formar la palabra hebrea que representaba la muerte. (De acuerdo con la leyenda, los restos del Golem de Praga son guardadas en un ataúd en el ático del Altneuschul en Praga, y puede ser devuelto a la vida de nuevo si es necesario.) La existencia de un golem es a veces algo con pros y contras. Los Golems no son inteligentes - si se les ordena llevar a cabo una tarea, tardarán y las instrucciones las ejecutarán literalmente.

A este respecto, es famosa una anécdota, según la cual la mujer del rabino le pidió al golem que fuera "al río a sacar agua" a lo que el golem accedió de la manera más literal posible; fue al río, y comenzó a sacar agua del mismo hasta que inundó la ciudad.

A finales del siglo diecinueve, el grueso de la sociedad europea adoptó la figura del golem. Notoria es la novela de Gustav Meyrink, El Golem, de 1915, basada en los relatos sobre el golem creado por el Rabino Judah Low ben Bezalel. Este libro inspiró una serie de clásicos expresionistas del cine mudo, entre los que destaca la serie El Golem, de la que es especialmente famosa "El Golem: cómo vino al mundo"(también estrenada como "El Golem", 1920,USA 1921). Otro famoso tratado de la misma época es "EL Golem", "poema dramático en ocho secciones" en Yiddish de H.Leivick, 1921.

Estas historias atestiguaron un cambio dramático, incluso diríase una cristianización del golem. Desde antaño a la cristiandad, mucho más que al judaísmo, le ha preocupado un excesivo acercamiento de la humanidad a Dios. Por ello el golem pasa a convertirse en la creación de místicos ambiciosos que inevitablemente serían castigados por su blasfemia, muy similares al Frankenstein de Mary Shelley y al homúculo alquímico. Algunos han considerado al golem como precursor de los androides, alejándolo aún más de sus raíces.

En el año 2005 la historia del golem regresó a sus raíces judías en una nueva tira cómica del periódico israelí Yedioth Ahronoth que lo presentaba como un superhéroe patrocinado por el gobierno que protege a Israel de sus problemas internos y existenciales.

Leyendas del rabino Löw y su Golem

Bajo el reinado del emperador Rodolfo, en la segunda mitad del siglo 16, vivía en la Judería praguense el rabino Yehuda Löw ben Becalel, un varón muy erudito y con mucha experiencia. Conocía perfectamente el Talmud y la Cabala y poseía excelentes conocimientos de Matemáticas y Astronomía. Detentaba claves de muchos secretos de la naturaleza, ocultos para los demás, y sabía obrar magnas maravillas de manera que la gente quedaba asombrada ante su poder mágico
La fama del maravilloso rabino llegó hasta la corte del emperador Rodolfo II, que residía en el Castillo de Praga. Yehuda Löw fue invitado en varias oportunidades al Castillo para entretener al monarca con sus artes mágicas.
En una ocasión, el emperador Rodolfo pidió al rabino Löw que le mostrase al patriarca Abraham, a Isaac, a Jacob y a los hijos de este último. El rabino vaciló un rato, pero después prometió que cumpliría el deseo de su soberano. Pedía una sola cosa: que nadie intentase reír cuando apareciesen las figuras sagradas de los patriarcas.
El monarca y los cortesanos, reunidos en una sala apartada, lo prometieron. Miraban con ansiedad hacia un profundo nicho cerca de la ventana donde se ocultaba en la oscuridad el rabino Löw, con un semblante serio.
Súbitamente, la silueta del rabino se desvaneció en una neblina y de una nube gris emergió la figura de un anciano muy alto, con un atuendo de amplios pliegos, magníficamente iluminada.
La figura pasó majestuosamente ante los ojos de los presentes y después se desvaneció súbitamente en la nube gris. Fue la imagen de Abraham.
Después de Abraham aparecieron Isaac, Jacob y los hijos de este último: Judá, Rubén, Simeón, Isajar y los demás. El monarca y los cortesanos contemplaron a los antepasados del pueblo judío en silencio y con una expresión grave en sus semblantes.
Hasta que de la nube salió el hijo de Jacob, Neftalí, un hombre pelirrojo y con un rostro lleno de pecas. Neftalí pasó trotando como si quisiera alcanzar a los demás. El emperador Rodolfo se echó a reír...De repente desapareció la nube y todas las apariciones.
En la espaciosa sala se oían gritos de asombro y de horror, ya que el techo de la sala empezó a moverse, bajando cada vez más y amenazando con aplastar a los cortesanos. Éstos, mortalmente pálidos, querían lanzarse a la puerta, pero no podían. Estaban inmovilizados como si se hubieran petrificado. Todos imploraban al rabino Löw que parara el movimiento del techo. También el emperador se lo pedía.
El rabino salió del nicho, levantó sus brazos y pronunció una fórmula mágica. Antes de acabar de proferirla entera, la bóveda se detuvo y no bajó más. Y así quedó para siempre. La puerta de la sala fue cerrada y nadie volvió a penetrar en ella.
Sin embargo, el emperador Rodolfo no se enojó con el rabino. Le devolvió la visita y Yehuda Löw le ofreció un opulento banquete, preparado con ayuda de la magia, obviamente.
La más estupenda maravilla del rabino Löw fue la creación de su Golem. La palabra Golem figura ya en la Biblia, en el Viejo Testamento, donde significa "germen, embrión".
Más tarde, la expresión "Golem" se aplicaba a un hombre inculto, rudo y necio, o servía para referirse a un objeto inacabado. Y por fin llegó a utilizarse para designar a una criatura artificial, que carece de alma y que cobra vida gracias a la fuerza mágica del nombre de Dios. En la Edad Media surgieron las primeras instrucciones para crear un Golem.
El poderoso rabino Löw creó a su servidor Golem de arcilla. Le infundió vida introduciéndole en la boca el shem, es decir una pequeña tira de pergamino con una inscripción mágica en hebreo que contenía el nombre de Yahveh, el Dios judío.
El Golem trabajaba por dos. Acarreaba agua, cortaba leña, barría el suelo en la casa del rabino y ejecutaba las demás labores agotadoras.
El Golem no comía, no bebía y no necesitaba descanso. Sin embargo, siempre que llegaba el sabat, los viernes por la tarde, cuando debían cesar todos los trabajos, el rabino le retiraba el shem de la boca. El Golem quedaba de inmediato inmóvil, y en vez de un infatigable servidor se veía en un rincón de la casa del rabino un muñeco inerte. Terminado el sabat, día de obligado descanso para los judíos, la arcilla muerta recuperaba la vida después de que el rabino introdujera en la boca del Golem el mágico shem.
Una vez, preparándose para oficiar la ceremonia del sabat en la Sinagoga Viejonueva, el venerable rabino Löw ben Becalel se olvidó del Golem y no le sacó el shem de la boca. Apenas el rabino hubo entrado en el santuario y entonado el primer salmo, llegaron corriendo personas de su casa y muchos vecinos.
Presas del pánico y de horror, contaron al rabino con voz entrecortada que el Golem estaba enfurecido y que destrozaba todo lo que estaba a su alcance. Nadie podía acercársele ya que el furioso Golem lo mataría.
El rabino vaciló un momento. Se iniciaba el sabat, el canto del salmo ya había comenzado. Toda labor, todo esfuerzo, por más insignificante que fuese, era a partir de entonces un pecado.
Pero, ¿era de verdad así en ese momento?, pensó el rabino. Él no había acabado de decir el salmo y por eso el sabat, de hecho, no había comenzado.
El rabino se levantó y con paso apresurado se dirigió a su casa. No había llegado todavía a su vivienda y ya escuchaba un tenebroso ruído y ensordecedores golpes. El rabino fue el primero en entrar, los demás se mantuvieron rezagados por temor...
Yehuda Löw contempló horrorizado los estragos causados por el Golem: platos rotos, mesas, sillas, arcas y bancos volcados, libros esparcidos por el suelo. Una vez devastado el interior de la casa, el Golem se ensañaba en el patio con los animales de la casa del rabino.
Las gallinas, el gallo, los pollos, el perro y el gato - todos los animales domésticos yacían muertos en el suelo. El golem estaba arrancando de la tierra un tilo de grueso tronco como si fuera una estaca de una cerca.
El rabino se fue directamente al Golem. Lo miró fijamente, teniendo los brazos tendidos. Cuando el sabio Yehuda Löw tocó al Golem con sus brazos, éste se estremeció. Miró atónito a los ojos del rabino como si la fuerza que de ellos emanaba lo hubiera inmovilizado. El rabino metió rápidamente la mano entre los dientes del Golem y sacó el mágico shem.
El golem se desplomó al suelo como si hubiera sido fulminado por un rayo. Yacía sin vida en el suelo, otra vez convertido en un muñeco de arcilla. Todos los judíos presentes, los viejos y los jóvenes, exclamaron de júbilo, y ahora, ya sin temor, se acercaron al Golem tumbado en el suelo y empezaron a burlarse de él y a injuriarlo.
Sin embargo, el rabino, respirando hondamente y sin proferir una sola palabra, volvió a dirigirse a la sinagoga donde a la luz de las lámparas retomó el salmo y concluyó la ceremonia de inicio del sabat.
Pasó el sagrado día del sabat, pero el rabino Yehuda Löw ben Becalel no volvió a introducir el mágico shem en la boca del Golem.
Y de esta manera el Golem ya no recuperó la vida y como muñeco de arcilla fue depositado en el desván de la Sinagoga Viejonueva, donde acabó por transformarse en polvo.
En las centurias posteriores se mantuvo la creencia de que Yehuda Löw había prohibido estrictamente que nadie osase subir al desván de la sinagoga, con exepción de un rabino.
Según relató un anciano servidor de la sinagoga, un día uno de los rabinos praguenses se aventuró a hacerlo. Tras haberse sometido a un severo ritual de purificación y prolongado ayuno, subió con un atuendo de penitente al desván, mientras que abajo sus alumnos entonaban salmos. Regresó temblando como una hoja y sin demora renovó la prohibición del rabino Löw de subir al desván de la Sinagoga Viejonueva.
Muchos años vivió el sabio rabino Löw ben Becalel debido a su sagacidad e ingenio, que le ayudaron a sortear las acechanzas que tendía en su camino el pálido ángel de la muerte.
Escuchen una de las leyendas que narra cómo el rabino se salvó de la muerte por una feliz casualidad.
Cuando la Judería de Praga estaba flagelada por una epidemia de peste que se cobraba las vidas de los notables de la comunidad, el rabino Löw entró una noche en el cementerio para escuchar de qué hablaban los difuntos.
Junto a la puerta se topó con una figura vestida de blanco que sustentaba en una mano la guadaña y en la otra un pliego. La figura consultaba de vez en cuando el pergamino, que leía a la luz de una linterna que llevaba colgada del cuello. El rabino se dio cuenta de que era la Muerte.
El intrépido sabio le arrancó de la mano el pergamino y entonces pudo ver que en el mismo estaban escritos los nombres de los judíos que debían morir antes de la próxima noche. Tras comprobar que el primer nombre de la lista era el suyo, el rabino rasgó el pliego en pequeños pedacitos. La Muerte no lo castigó, pero le advirtió en tono amenazador:
"Esta vez te has escapado, pero cuídate de volver a encontrarte conmigo!"
Desde entonces, el sabio rabino tenía buen cuidado de evitar el encuentro con la Muerte. Portaba un dispositivo especial que se parecía a los futuros relojes de bolsillo. El aparatito empezaba a sonar siempre que la Muerte se acercaba, fuera cual fuese la forma que tomaba.
Hasta que una vez, cuando celebraba su cumpleaños, el rabino había dejado el aparatito en una estancia contigua, cuando salió para dar la bienvenida a sus amigos. La última en felicitarle fue su amada hija Lea quien le regaló una bella rosa.
El anciano rabino aceptó la hermosa flor muy complacido. Pero apenas hubo aspirado su fragancia, cayó muerto al suelo. La Muerte, que durante tanto tiempo no había podido atrapar desprevenido al rabino, se ocultó esta vez en la rosa, en forma de una gota de rocío, venciendo finalmente al varón más sabio de toda la Judería de Praga,narra la leyenda