Sinfonía

Publicado en Apuntes de la moleskine el 3 de Abril, 2008, 15:54 por themackintoshman

Como guiado por un director invisible, entran las primeras cuerdas, y marcan con su ritmo,los primeros compases de la sinfonía. Como pulsadas por una mano firme, las persianas se levantan dando la bienvenida las habitaciones,a los priemros rayos del día,introduciendo con su sonido,la sinfonía .

Tras un silencio, entra el segundo grupo de cuerdas que, como su predecesor,interpreta la misma melodía,como en un canon cualquiera, mezclándose con un tercer grupo de cuerdas,éstas, con un timbre más atiplado , estas cuerdas, acompañan a las últimas persianas que se levantan, una tras otra, las cisternas se van vaciando mientras lanzan sus notas al aire de la mañana, al tiempo que la percusión hace su entrada en la composición, con esa lluvia artificial, que son las duchas, que reclaman para sí, el ritmo y el "tempo" de la obra.

Al igual que la novena de Beethoven, es una sinfonía coral aunque más próxima a una de Halfter, que a la del genio alemán, creando una sensación de caos y desorden, propia del caos y desorden que supone juntar las vidas de los intérpretes de éste entretenimiento musical diario.

Como si fueran "chelos", las maquinillas eléctricas entran en escena, llenando el ambiente con su inconfundible zumbido, anunciando el fin del primer movimiento.

Momentaneamente, el auditorio queda en silencia, a la espera del comienzo del scherzo que es el segundo y último movimiento, empiezan a sonar los vientos y los metales, las cafeteras silban y gorgotean,entremezclando sus notas con la percusión que es el entrechocar de platos,tazas y cucharillas, poco a poco , la pieza, aquí, entra en un "in - pass", a la espera de las últimas notas de la sinfonía,del un "grand finale", notas que corren a cargo de la percusión, que de nuevo toma el protagonismo, son las puertas que se cierran , y los pasos que se alejan con su redoble, en un "diminuendo", hasta que el silencio, se adueña de nuevo de la "sala".

Así concluye la sinfonía, que cada día, ejecutamos mis vecinos y yo, por las mañanas, antes de ir a trabajar.