De bares

Publicado en Apuntes de la moleskine el 28 de Enero, 2009, 11:40 por themackintoshman

No hay tasquero más borde,por norma general,que el tasquero leonés,quien regenta su casa, con mano dura para con el empleado y el cliente, supongo que va en la genética cazurra,compleja para el foráneo ; somos unos adustos reservados ante lo nuevo, me imagino que fruto de la memoria de los crudos inviernos,y los charcos helados.

No somos el pueblo más acogedor para alguien al que su empresa le manda a trabajar aquí, conozco a más de uno que, no se armó de la paciencia suficiente y nos mandó a paseo,marchándose por donde había venido, y eso, es extrapolable  al tasquero leonés que, entre vinos y tapas,masculla su descontento general,y ni siquiera,trata de disimularlo con una sonrisa.

Suele tener más de cuarenta años,más tiros que el gallo de la pasión, y arremangado de noviembre a noviembre,como decía Lorca, sirve las consumiciones y las tapas.

Pero no con todos es así,hay un selecto grupo,con los que es hasta simpático,son los parroquianos; adquirir tal condición,requiere armarse de paciencia y valor para iniciar la búsqueda de ese estado, es un camino largo, y de meta incierta,pues,el día  que lo  adquieres , lo haces sin darte cueta; simplemente,ocurre.Ese día,el tasquero te saluda de manera diferente,ese día,el gesto del tasquero,de habitual  enjuto,hosco,y en las mejores ocasiones,carente de toda expresividad, se muda en una leve sonrisa y reconocimiento, que se traduce en verte servido,sin pedir nada,ya que recuerda perfectamente lo que tomas, a veces,las  tapas son diferentes a las del resto de los clientes, e incluso, la barra adquiere propiedades mágicas,ya que los vasos se autorrellenan, sin que te haya dado tiempo a pedir otra ronda, y ese es el día en el que sabes que has llegado, sabes que te consideran "uno de los nuestros", el camino puede que haya sido largo,pero una vez allí, tienes la sensación de entrar en un círculo de elegidos, otros que adquirieron antes que tu el "status" de parroquiano, te saludan, a veces entablas conversaciones con ellos, e incluso, comentas conel camarero el futbol o lo último que publica el Marca, no siendo extraño ver una conversación espontánea entre dos o tres abonados, cada uno de su padre y de su madre, y el tasquero.

Te das cuenta de que perteneces , dsde ese momenyo, a esa estirpe de ilustres parroquianos que has visto desde niño,- cuando ibas con tus padres a algún bar - acodados en la barra ( por que el parroquiano de verdad,es de barra ) , con gesto de estar igual de cómodos que en el salón de su casa....

Desde aquí , y con todo, Dios bendiga y guarde a los tasqueros de León, que abren sus casas para que podamos reunirnos con nuestros amigos a charlar y tomar unas cañas....