The Pit and the Pendulum

Publicado en Apuntes de la moleskine el 9 de Febrero, 2009, 17:43 por themackintoshman

Permitidme que me ponga gilipollas y "relamido",permitidme que recuerde de nuevo al gran Poe,pero no por su calidad,que la tiene, sino por su visionaria fábula,por lo adelantado de su relato, el "pozo y el péndulo".

Casi siempre, un autor que ve comentada su obra puede llegar a sorprenderse de las interpretaciones de los críticos, de los lectores; y si Poe, levantara su cabeza, se sorprendería de la lectura que hoy hago de ésta obra.

Estamos inmersos en una crisis económica,que hace que muchos visiten la cola del Inem; y resultado de ellos,puede ser que se sientan como el protagonista que  comienza el relato agotado en una oscura celda de castigo de la Inquisición, donde la tortura consiste en la soledad, el abandono, la oscuridad, el frío y el hambre, el pozo es, como no, la situación caótica, siendo el péndlo, bien el despido, bien otra serie de problemas, tales como discusiones con la mujer/marido, impagos de hipoteca y otras cosas, hambre,incluso.

Día a día, momento a momento, el condenado,atado de pies y manos,ve como el péndulo se le acerca, lo oye moverse,cortando el gélido aire de la mazmorra en la que se encuentra, coviviendo,día a día con el arma que va a suponer su muerte.

Dicen que la necesidad,es la madre de la cienca,y despierta hasta a los intelectos más adormecidos, y el protagonisa, consigue romper sus ataduras, y ponerse a salvo del pédulo; más la habitación , comienza a cambiar de forma y se hace más pequeña,a cada momento que pasa; empujándole,irremediablemente contra el pozo que está en medio de la habitación.Ya a punto de caer, una mano le rescata,la mano de un soldado francés que ha tomado al asalto el castillo.

Para muchos parados, el paro es el respiro que les rompe las ligaduras,más el paso del tiempo sin encontrar un nuevo empleo, es el cambio de forma de la habitación que les empuja hacia el pozo, ¿llegará un francés que les tienda la mano?

P.d. Perdóname Poe, pero no me pude resistir.